Bob Weimer, Productor de Almedras

"Lo que más les gustará del riego por goteo es la productividad. Los sistemas automáticos permiten operar con mucha libertad."

-Bob Weimer, Weimer Farms

Uniformidad y Exactitud, los Sellos Distintivos del Riego por Goteo

Decidir cómo proporcionar agua a cultivos sedientos ha sido uno de los problemas a los que los productores se han enfrentado desde que los antiguos egipcios captaban las aguas de las crecidas del río Nilo para anegar sus campos en la primavera y los romanos construían acueductos para llevar agua a sus campos de cultivo. El objetivo esencial del riego es aportar suficiente agua (ni más, ni menos) al cultivo para que éste alcance su máximo crecimiento. Este objetivo nunca ha cambiado; es una pena que las antiguas civilizaciones no hubiesen conocido el microrriego.

El aporte uniforme y directo al área en que se requiere es el sello distintivo de los beneficios obtenidos con los sistemas de microrriego. El agua llega directamente a la zona radicular en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades de las plantas, al mismo tiempo que se reduce al mínimo la pérdida hídrica por evaporación y escurrimiento. Debido a que el agua se aplica de manera uniforme y constante, el estrés relativo a la fluctuación en la humedad del suelo se reduce o se elimina, produciendo mejoras en la calidad y el rendimiento de los cultivos.

Bob Weimer, socio de Weimer Farms en Atwater, California, nunca ha querido regresar a los sistemas de riego anteriores desde que instaló un sistema de microrriego en su sus operaciones a fines de los 70s. “No quiero ni acordarme de lo que utilizábamos antes”, dice Weimer. “Recuerdo aquellos tiempos cuando teníamos que salir en la noche, cruzar un huerto de duraznos de 15 hectáreas donde había válvulas operando, con pala en mano a través del campo, para cambiar los surcos dos o tres veces en una sola noche. Prefiero no recordar esos tiempos”.

El riego por goteo requiere mantenimiento. “Sigues teniendo que dar mantenimiento, pero de manera distinta” dice Weimer. “Se requiere un nivel distinto de mano de obra, más capacitación. Ocupas a la gente en aspectos más técnicos; pero el riego por goteo es muy efectivo”.

No obstante, un sistema automático diseñado adecuadamente ahorrará mucho tiempo y sobre todo, llevará el agua exactamente al lugar deseado.
“La característica especial del riego por goteo, ya sea en cultivos por hileras con cinta enterrada, o en huertos, es la uniformidad del riego que no podíamos obtener con el riego por surcos, el riego por surcos, o incluso el riego por aspersión”, dice Weimer. “También puedes hacer variaciones con el sistema de riego por goteo para reducir el agua en ciertas áreas, cuando tienes suelos pesados que estén reteniendo agua”.

Weimer afirma que la capacidad de suministrar riego directamente a la zona radicular ahorra agua y permite aplicar el volumen deseado con mucha exactitud. La eficiencia de un sistema de riego por goteo puede alcanzar el 90%; mientras que la eficiencia del riego por surcos y del riego por canales no pasa del 50 al 60%, añade Weimer. Debido a que el caudal de flujo es menor al que requieren otros sistemas, se pueden utilizar fuentes de agua de menor volumen para regar la misma cantidad de hectáreas.

Un beneficio adicional del sistema de riego por goteo es la capacidad de aplicar el fertilizante directamente a la planta. Al requerir menos fertilizante, se ahorran costos, en especial si se trata de fertilizantes nitrogenados que son propensos a la lixiviación.

El riego por goteo también presenta ventajas de mano de obra y de cosecha. “Si utilizas riego por aspersión o riego por canales tienes que dejar de regar antes de lo que te gustaría. En el huerto de almendros podemos seguir regando hasta casi alcanzar el periodo de cosecha”, dice Weimer.

Cuando el sistema de riego por goteo está bien diseñado, puede operar bien incluso en terrenos con colinas. Debido a que el agua es aplicada a menor velocidad que con otros sistemas de riego, no hay escurrimientos ni encharcamientos en las áreas bajas.

“Los productores no continuarían introduciendo el riego por goteo ni utilizando este sistema si no estuvieran teniendo éxito en la producción”, dice Weimer. “Después de trabajar con el riego por goteo y los sistemas de microrriego, nunca más regresaremos a los métodos anteriores. Han llegado para quedarse y sólo pueden seguir mejorando”.



La Planificación es la clave para tener éxito con riego por goteo

Una de las decisiones más importantes que deben tomar los productores es elegir el sistema de riego ideal para su cultivo. Después de todo, el agua es el torrente de vida de los cultivos. Si no hay suficiente agua, la fertilización, el control de plagas, el control de malezas e incluso el tipo de suelo carecen de importancia.

Bajo esa perspectiva, ¿cuál es el mejor tipo de sistema?: ¿Riego por aspersión?, ¿riego por surcos?, ¿riego por goteo? Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas. Si ha estado considerando introducir riego por goteo, tal vez sea por la capacidad que tiene este sistema de distribuir uniformemente el agua en todo el campo de cultivo, sin demasiado desperdicio. Sin embargo, tal vez le preocupe el costo o lo difícil que pueda ser la instalación.

Bob Weimer, un socio de Weimer Farms en Atwater, California, empezó a utilizar riego por goteo en la década de los 70s. Actualmente, Bob utiliza cinta enterrada para la producción de camote y tubería superficial en su huerto de almendros. Como productor y ex consultor de riego, Bob ofrece las siguientes recomendaciones a los productores que estén pensando en instalar riego por goteo en sus operaciones.

“En realidad no requiere demasiado tiempo,” dice Weimer . “Solicitas apoyo de alguien que entienda de tuberías e hidráulica para diseñar el proyecto y evalúas el sistema propuesto. Necesitas planificar el sistema cuidadosamente para que funcione bien; sin embargo, después de esa etapa preliminar, el sistema de riego por goteo es más fácil de instalar que un sistema de riego por aspersión o que cualquier otro tipo de sistema”, comenta Weimer.“ Si planificas correctamente vas a reducir al mínimo las posibles complicaciones”.

Weimer agrega que es preciso considerar ciertos factores al momento de diseñar un sistema de riego por goteo; por ejemplo los cambios de elevación, las pendientes, el tipo de suelo, la calidad del agua, las pérdidas de carga hidráulica, los requisitos del cultivo y sobre todo la cantidad de agua disponible.

“Es necesario calcular las demandas pico durante el verano para saber si se tendrá suficiente agua para regar el cultivo durante esa temporada”, indica Weimer. “Asimismo, debemos conocer la calidad del agua con la que regaremos. Si es agua superficial, requeriremos de altos niveles de filtrado y si vamos a extraerla del subsuelo, como es el caso de los pozos, sólo se requerirá un mínimo de filtración. También es importante evaluar correctamente la fuente de agua”.

Weimer nunca se ha arrepentido de haber cambiado al riego por goteo. “Lo que más les gustará del riego por goteo es la productividad. Los sistemas automáticos permiten operar con mucha libertad”.

En 1990, cuando Weimer trabajaba en la industria del riego, era muy raro utilizar riego por goteo en la región de San Joaquin Valley. Recuerda haber instalado riego por goteo en unas cuantas parcelas para demostrar los beneficios a los productores. “Empecé a introducir la cinta de riego por goteo Ro Drip, que era la que se utilizaba en ese entonces; después fue adquirida por Rivulis. La introduje y la instalé en un par de campos de cultivo para dejar que se promocionara sola. Después de 10 años entre el 90 y el 95% de los productores utiliza riego por goteo para producir camote.”
Weimer agrega con prontitud que el riego por goteo requiere mantenimiento. De acuerdo con sus comentarios sobre la conversión, el riego por goteo “requiere un nivel de mano de obra distinto; el mantenimiento tiene un perfil más técnico, pero es más efectivo”. Apunta que el mantenimiento incluye el control de roedores, el arreglo de las tuberías que se desplazan fuera de lugar por las fluctuaciones de la temperatura y la necesidad de aplicar productos químicos de vez en cuando para controlar el desarrollo de algas y bacterias dentro de las líneas. Weimer agrega que el sistema es redituable y enfatiza que el riego por goteo no tendría éxito si los productores no estuvieran obteniendo mejores niveles de calidad y mayores rendimientos.

Weimer también está muy satisfecho con los productos Rivulis Irrigación . “…está dando justo en el clavo con la selección de sus productos y las compañías que está adquiriendo”. “Elegimos los mejores productos para nuestras necesidades y los instalamos. La compañía ofrece buen servicio y los productos siempre están disponibles cuando se necesitan. Recibir tu producto de manera oportuna y contar con servicio y ayuda cuando los necesitas es de primordial importancia; nunca hemos tenido problemas en ese sentido”.



El Torrente de Vida del Huerto de Almendros

No es fácil elegir el sistema de riego correcto para un huerto de almendros. Es uno de los problemas multifacéticos más complicados a los que se enfrentan los productores. Decir que se requieren muchas noches sin dormir para llegar a una decisión, sería poco. El sistema de riego representa una gran inversión y el futuro éxito del huerto depende en gran medida de esa decisión. Como dicen los productores con experiencia, al sembrar un huerto de almendros sólo pueden pasar dos cosas: o tienes éxito o es un rotundo fracaso. Por eso hay que hacerlo bien desde un principio.

Entonces, ¿quién mejor que uno de esos productores con experiencia para pedirle sus recomendaciones? Bob Weimer ha estado cultivando almendros, al igual que duraznos, camote y nogales, desde fines de la década de los 70s, mucho antes de que se utilizaran de manera generalizada los sistemas modernos de riego por goteo y de microaspersión. Weimer, quien cultiva en Atwater, CA, en el corazón de la fértil zona de San Joaquin Valley, recomienda a los productores jóvenes observar otras operaciones. “Verán diferencias en ciertas áreas. Analicen las prácticas de los productores que tienen éxito en sus regiones” dice. “Hay muchas variaciones en los almendros que se cultivan en todo el estado”.

Por ejemplo, mientras Weimer prefiere el riego por goteo porque cree que le permite tener mejor control; hay muchos productores con éxito en el norte de California que utilizan el riego por microaspersión, porque este sistema puede salvar a los cultivos de las heladas en las regiones más frías. Los productores exitosos pueden ofrecer muchas respuestas a preguntas complejas sobre el riego y por ello debemos estudiar sus técnicas. “¿Para qué reinventar el hilo negro? Podemos hacer las modificaciones o cambios necesarios”, dice Weimer, “pero no es necesario reinventar el hilo negro”.

No debemos escatimar en la Calidad

Una vez que han decidido utilizar un sistema determinado, deben elegir dónde comprarlo. Weimer afirma que hay muchos distribuidores buenos, pero él compra sus productos de riego en Rivulis Irrigación, basándose en la teoría de que si algo funciona bien, ¿para qué cambiar? “Hemos utilizado muchos de los productos que ha adquirido Rivulis Irrigación, como los de Roberts (Riego) y Plastro (Sistemas de Riego) y sencillamente continuaremos utilizándolos. He utilizado los productos de Rivulis Irrigación siempre con buenos resultados, por lo que continuaré comprándolos”

Weimer nunca escatima en el equipo de riego porque la lección más importante que ha aprendido a lo largo de los años es que hay que tener plena confianza en su sistema de riego. “Algo que he aprendido es que realmente no hay forma de dejar de aplicar la cantidad de riego que requiere cada cultivo. Necesitas tener una reserva de agua en tu sistema para compensar la falta de riego, en caso de que éste no sea suficiente”, comenta Weimer. “Si el perfil de riego alcanza niveles demasiado bajos, debes asegurarte de que tu sistema te permita compensar esa falta de agua“

Por lo tanto, la confiabilidad del sistema es un factor crítico y eso implica que el productor tenga a quién recurrir en caso de que se presente algún problema en el sistema. Esa es otra razón por la que Weimer trabaja constantemente con Rivulis Irrigación . “El servicio ha sido bueno, al igual que los productos, que son muy buenos. Los tiempos de entrega son bastante confiables y nunca me han fallado”. “Rivulis respalda muy bien sus productos, al igual que otras compañías con las que he trabajado”

El Blanco es Ideal

A Weimer también le gusta trabajar con Rivulis Irrigación porque esta empresa invierte grandes sumas en investigación y desarrollo. La última novedad que adquirió Weimer es la tubería de riego blanca, que su representante de Rivulis le mostró hace un par de años. Weimer la instaló al momento de sembrar su último bloque de almendros y hasta el momento ha funcionado de maravilla. Los árboles jóvenes están desarrollándose muy bien.

La tubería blanca disipa más calor que la tubería negra convencional y lo fresco de la tubería retarda el crecimiento de algas que podrían obstruir los goteros. “Asimismo, parece ser que esta tubería blanca no se expande ni se contrae tanto como la de color negro”, comenta Weimer. “Si la tubería se expande y se contrae constantemente, los goteros se mueven fuera de lugar y de nada te sirve tener goteros lejos de los árboles”.

Weimer también aprecia el hecho de que la tubería ya venga integrada. “instalas la tubería como si fuera una sola pieza; no tienes que agregarle la capa blanca más tarde”, explica. “Definitivamente rechazamos la idea de utilizar cinta o tubería de doble pared. Hay otras compañías que venden tuberías de doble pared para las líneas de transferencia y vimos que podían formarse huecos. Nos preocupaba que esta tubería blanca presentara el mismo problema, pero no ha sido así, ya que en realidad tiene una sola pared sólida”


 

*Descargo de Responsabilidad: Los resultados de producción con un sistema de riego pueden variar dependiendo de una serie de factores incluyendo los siguientes: manejo y mantenimiento del sistema de riego, manejo de fertilización, tipo de cultivo, condiciones meteorológicas, tipo de suelo y control de plagas.