Elija un Idioma

Consideraciones del suelo para la administración del agua

Por Romeo Dragan

Tenemos la intención de profundizar un poco más sobre la importancia de la administración del agua en la agricultura actual y explicar conceptos tales como el tipo de suelo y la filtración de agua. Los agricultores deben correlacionar la tasa de filtración del suelo y las capacidades de almacenamiento con el sistema de riego que utilizan y con las necesidades de agua de las plantas.

Los agricultores hacen todo lo posible para obtener una cosecha abundante: plantan la mejor semilla en el momento óptimo de siembra, fertilizan y aplican herbicidas e insecticidas. Aunque todo esto tiene un impacto en el crecimiento de la planta y en la maximización de la producción, lo que más influye en el crecimiento de las plantas en todas las etapas del desarrollo vegetativo es el manejo bien gestionado del agua del suelo.

Tipos de suelo

Los suelos se clasifican en 3 categorías según el tamaño de las partículas que lo componen. Las partículas pequeñas son aquellas de menos de 0.019 mm (0.00007 pulgadas), las partículas promedio entre 0.002 mm y 0.02 (0.00007 – 0.0007 pulgadas) y se considera partículas grandes a aquellas mayores de 0.02 mm (0.07 pulgadas).

Dependiendo del porcentaje de partículas de cierto tamaño que componen el suelo, podemos catalogar:

  • Suelos arcillosos: contienen por lo menos 40% de partículas pequeñas;
  • Suelos limosos: contienen una mezcla de partículas pequeñas y medianas que oscilan entre 15% y 39%;
  • Suelos arenosos: contienen partículas pequeñas y medianas hasta un máximo del 14%.

Capacidad del suelo para la retención de agua y aire.

Además de los nutrientes, el suelo actúa como depósito de agua y aire. La porosidad del suelo retiene agua y aire en los espacios entre las partículas que componen el suelo. Cada tipo de suelo tiene diferentes capacidades para retener agua, aire y nutrientes que las plantas necesitan.

Los suelos arenosos están bien drenados y aireados debido a las partículas grandes, así como a los grandes espacios entre las partículas que componen estos suelos. Este tipo de suelo generalmente drena muy bien y puede retener una pequeña cantidad de agua. Por lo tanto, el suelo arenoso tiene una capacidad reducida para retener agua y nutrientes.

Los suelos arcillosos exhiben características diametralmente opuestas a las de los suelos arenosos. Los suelos arcillosos sufren de falta de drenaje y de aireado, causada por el pequeño tamaño de las partículas que componen este tipo de suelo, así como por los pequeños espacios entre las partículas. Por este motivo, este tipo de suelo permite retener grandes cantidades de agua y nutrientes al mismo tiempo.

Los suelos limosos tienen la combinación perfecta: incorporan las ventajas de los suelos arenosos así como las de los arcillosos. El suelo absorbe agua, la retiene y drena muy bien, pero al mismo tiempo airea muy bien y contiene mejores concentraciones de micro y macro elementos. Esta es precisamente la razón por la cual en este tipo de suelo los agricultores pueden obtener las mejores producciones.

Filtración de agua

Las tasas de filtración de agua varían según el tipo de suelo:

  • Los suelos arenosos tienen una alta tasa de filtración, de 19 a 25 mm / h (0.74 – 1 pulgada / h);
  • Los suelos arcillosos tienen una baja tasa de filtración, de 3 a 8 mm / h (0.11 – 0.31 pulgadas / h);
  • Los suelos limosos tienen una tasa de filtración de 9 a 13 mm / h (0.35 – 0.51 pulgadas / h).

Dada la tasa de filtración, podemos observar que los suelos arcillosos necesitan una tasa alta de aplicación de agua con frecuencia reducida debido a su capacidad de almacenamiento; los suelos arenosos necesitan tasas bajas de aplicación con alta frecuencia debido a la capacidad de almacenamiento reducida; y los suelos limosos son los más flexible en la tasa de aplicación y frecuencia con la que aplicamos agua.

El método de riego también influye en la forma en que se mueve el agua. El riego por aspersión (aspersor) resulta en filtración vertical porque toda la superficie del suelo está regada y no es necesario el movimiento lateral; mientras que el agua aplicada por riego por goteo se filtrará tanto vertical como horizontalmente.

Conclusión

Para ejercer una buena administración del agua, los agricultores deben usar un sistema de riego que tenga una tasa de aplicación correlacionada con la tasa de filtración del suelo y las necesidades de la planta. Una vez que conocemos estos datos (las necesidades de la planta y las capacidades de infiltración y almacenamiento del suelo), podemos elegir fácilmente un sistema de riego capaz de cubrir las necesidades de la planta en esas condiciones específicas del suelo.

¿Cómo calculamos la tasa de aplicación del sistema de riego? Muy simple.

Ejemplo 1: para un sistema de riego por goteo que utiliza un gotero de 2 l / h (0,52 gph), se calcula fácilmente un espacio de 0,5 m (19,68 pulgadas) entre los goteros y una distancia de 1 m (39,37 pulgadas) entre los goteos (filas) los emisores fluyen a la distancia entre emisores y se dividen nuevamente a la distancia entre driplines (filas):

2 l / h / 0.5 m / 1 m = 4 mm / h (0.52 gph / 19.68 pulgadas / 39.37 pulgadas = 0.0006 pulgadas / h)

Ejemplo 2: para un sistema de riego por aspersión que utiliza un aspersor de 1500 l / h (396 gph), un espacio de 12 m (472 pulgadas) entre los aspersores y una distancia de 12 m (472 pulgadas) entre los laterales (líneas de aspersores)

1500 l / h / 12 m / 12 m = 10.4 mm / h (396 gph / 472 pulgadas / 472 pulgadas = 0.0017 pulgadas / h)

Por favor, visite nuestro sitio
utilizando otro navegador