Elija un Idioma

La filtración protege su sistema de riego, pero ¿cómo protege el sistema de filtración?

El cabezal del sistema principal es el «corazón» del sistema de riego por goteo. Permite que los emisores funcionen según lo diseñado y que el agua se distribuya según el diseño de riego. Mantener el filtro funcionando según los parámetros diseñados es lo mínimo que podemos hacer para proporcionar a nuestras plantas los nutrientes necesarios.

Hay diferentes tipos de filtros disponibles, como filtros de malla, de discos o de arena. Cada uno de estos filtros tiene diferentes recomendaciones de chequeo que revisaremos a continuación.

Por Romeo Dragan Product Manager Rivulis

Primero, debemos inspeccionar si hay fugas y repararlas. Para los filtros de metal, busque cualquier daño del revestimiento y repárelo para mantener intacta la integridad de la carcasa.

Hemos de asegurarnos de que el filtro pueda retrolavarse y limpiarse, es algo que debemos revisar al menos una vez al mes. El rendimiento del filtro depende de su capacidad para lavar y limpiar correctamente. Cualquier acumulación de suciedad causada por un lavado inadecuado, eventualmente obstruirá y dañará el filtro. El lavado del filtro puede ser manual, semiautomático o automático y esto se refiere al elemento que hace que se produzca el lavado. El usuario limpia manualmente los filtros manuales y semiautomáticos. El semiautomático puede tener un indicador de obstrucción para mostrar cuándo es necesario limpiar el filtro. El lavado automático del filtro se activa mediante un controlador de riego que mide el diferencial de presión a través del filtro y también realiza el lavado a intervalos de tiempo establecidos.

Advertencia, antes de abrir el filtro, cierre el suministro de agua y drene el filtro. Lea el manual de funcionamiento y busque los servicios especiales necesarios, como la lubricación de juntas y grasa en las roscas metálicas.

Presión diferencial

El control de la diferencia de presión entre la entrada y la salida de un filtro nos proporcionará información sobre cuándo el filtro comienza a obstruirse y debe lavarse. Necesitamos asegurarnos de que el filtro se está lavando correctamente y, para verificar esto, podemos iniciar una secuencia de lavado manual y verificar que el diferencial de presión descienda al diferencial de presión diseñado después de que se complete el lavado.

Verificar el diferencial de presión y compararlo con el valor estándar según la documentación técnica del filtro nos dirá si el lavado está funcionando como debería. Por lo general, una diferencia de presión por debajo de 0,25 bar (4 psi) se considera una pérdida de carga normal.

  • Si el diferencial de presión está por encima del diferencial de presión normal, esto significa que la malla, el disco o la arena están obstruidos. Si esto sucede, lo más probable es que tengamos que consultar el manual del usuario, abrir el filtro e inspeccionarlo en busca de daños.
  • Si el diferencial de presión es menor que el diferencial de presión normal, esto significa que el elemento de filtración no se está filtrando correctamente y el agua pasa sin filtrar. Puede significar una malla rota o que los discos no se presionan entre sí o, en el caso de los filtros de arena, puede significar que se han formado túneles en la arena y que el agua pasa a través del filtro sin limpiarse.

Lavado automático

Se debe prestar especial atención a los filtros automáticos porque aquí la operación de lavado depende del controlador de riego y otros componentes eléctricos e hidráulicos para su realización. El controlador de retrolavado del filtro podrá mostrar información detallada sobre la frecuencia de lavado del filtro y el motivo del lavado.

Si notamos que la frecuencia de limpieza es demasiado alta, esto podría indicar que el filtro permanece obstruido después del lavado o que el valor diferencial de presión establecido está configurado incorrectamente en el controlador. Aquí también se pueden considerar los fallos en la automatización y los sensores.

Si la frecuencia de limpieza es demasiado baja, esto podría ser un signo de fallo mecánico o fallos en la automatización y los sensores. También puede significar que el elemento de filtración (malla, disco o arena) se ha roto y el agua no se está filtrando correctamente.

Recomendación de mantenimiento

Filtro de disco

Abra la carcasa del filtro de disco y suelte el pistón que mantiene presionados los discos. Saque los discos y aplique agua a presión hasta que se limpien las ranuras del disco. Inspeccione visualmente y reemplace cualquier disco dañado.

Si es necesario, sumerja los discos en una solución química destinada a limpiar cualquier residuo orgánico y biológico. El manual del usuario debe indicar qué químico utilizar. Asegúrese de enjuagar el filtro varias veces para eliminar todos los productos químicos antes de reanudar el funcionamiento normal.

Filtro de malla

Saque la malla de la carcasa e inspecciónela visualmente para asegurarse de que no tenga grietas o daños. Si es necesario, limpie la malla manualmente con agua a presión.

Las boquillas de succión también deben revisarse para asegurarse de que estén situadas en la proximidad correcta de la malla, lo que garantiza que puedan limpiar la malla correctamente.

Filtro de arena

Se debe prestar especial atención a la calidad y cantidad de la arena. El filtro puede perder arena durante el lavado, por lo que es posible que sea necesario agregar arena adicional de vez en cuando. La calidad de la arena debe examinarse mediante el tacto. Los granos del material deben estar sueltos y tener bordes afilados; esto es una señal de que la calidad del material sigue siendo buena. Si los granos de la arena comienzan a tener bordes redondeados y lisos como la arena de la playa, esto es una señal de que ya no proporciona una filtración de calidad y debe reemplazarse.

El embotamiento de la arena puede tardar un par de años antes de que ocurra, dependiendo de la calidad del agua y la frecuencia de riego, pero eventualmente sucederá, por lo que es mejor prevenirlo antes de que ocurra.

Otros componentes en el cabezal principal

Todos los filtros de limpieza automática, independientemente de su tipo, tienen una cosa en común: los componentes hidráulicos y eléctricos utilizados para abrir las válvulas para la limpieza. Asegúrese de limpiar el pequeño filtro de plástico y los microtubos que operan en este circuito hidráulico. El controlador de riego le informará si es necesario reemplazar las baterías, así que revise la pantalla del controlador cuando sea posible.

Conclusión

Los problemas continuos de limpieza también pueden ser una señal de que estamos usando el tipo de filtro incorrecto.

Elegir el filtro correcto es fundamental. Existen herramientas que pueden ayudar a los agricultores a asegurarse de que están usando el tipo de filtro adecuado para cualquier fuente de agua específica. Al elegir el filtro, no se trata solo de elegir las especificaciones técnicas, sino también de un proveedor experimentado; esto le evitará muchos problemas en el futuro. En Rivulis, tenemos una gran herramienta para proporcionar una recomendación de filtro para su finca:

Filter calculator

Descargo de responsabilidad: Lo anterior se proporciona solo como consejo general. Cada aplicación es diferente, y el régimen de mantenimiento que necesita para su sistema de riego por goteo debe desarrollarse en consulta con un profesional de riego o su representante de Rivulis.

Por favor, visite nuestro sitio
utilizando otro navegador